Entrevista Tai Chi - Luis Miguel Rocha Costa

Luis Miguel Rocha Costa es instructor de Tai Chi y otras técnicas de salud en el Centro Eltai de Deusto, Bilbao.

En 2013 impartió un curso de Chi Kung: "Ejercicios para el fortalecimiento de los tendones (yi-jin-jing)" al que asistí.

Quedé gratamente satisfecho en muchos aspectos: por su manera de hacer, su centro, el precio,..., y no he dudado en preguntarle si quería colaborar para esta entrada. ¡Y vaya si lo ha hecho!, vaya trabajo se ha "pegao" el tío.


Luis Miguel Rocha enseñando tai chi
Luis Miguel Rocha durante una clase de Tai Chi



1 Presentando a Luis Miguel Rocha


1.1 Se que eres Psicólogo y Fisioterapeuta, no sé qué fue primero. Ahora tienes un centro donde entre otras cosas enseñas Tai Chi. Cuéntanos un poco de ti, tu evolución para hoy en día gestionar el Centro Eltai enseñando Tai Chi y otras disciplinas.

Mi primera formación fue como fisioterapeuta, la cual he ido enriqueciendo con diversas disciplinas como la osteopatía, la reeducación postural, la acupuntura o el shiatsu, pero practico Tai chi desde antes de iniciar mis estudios sobre temas relacionados con la salud.

Con el tiempo, he ido observando que algo se me escapaba en mi labor profesional, y que ahora considero de vital importancia: los componentes psicológicos y afectivos, y cómo influyen en nuestra salud. Por eso decidí estudiar el Grado de Psicología en la UNED, el cual terminé hace poco más de un año.

1.2 ¿A qué se dedica ahora el centro Eltai y cuál es tu labor allí?

El centro “eltai” es un espacio multidisciplinar en el que ofrecemos diversas actividades, todas ellas con un claro enfoque psico-corporal, pues incluyen la realización de un trabajo físico más centrado en la conciencia del propio organismo, que en la mera ejecución de ejercicios.

No considero que ninguna sea mejor que otra, y es el cliente el que ha de buscar aquella con la que mejor sintonice. Unos prefieren algo más tranquilo, como el Yoga o la Meditación, y otros eligen actividades más intensas, como el Tai Chi o la Biodanza.

Mi labor incluye la gestión y dirección del centro, e imparto clases de Tai Chi, Gimnasia Postural y Chikung. Además, tengo reservadas una serie de horas a la semana para ejercer como fisioterapeuta y psicólogo.

Aunque hay gente que solicita alguno de estos servicios por separado, trato de incluir elementos de ambas formaciones en cada consulta, para poder abarcar una visión lo más amplia posible de la situación psico-somática del cliente.

1.3 Por propia experiencia se que dedicarse a esto es algo que requiere mucha formación, después reciclaje y de nuevo formación. Cuéntanos el proceso.

La formación es continua, ya lo sabes, no cesa nunca.

Sólo si te apasiona tu trabajo eres capaz de mantener ese ritmo incesante de aprendizaje. Pero lo que para unos puede resultar un extenuante camino sin fin, para otros supone un desarrollo permanente que hace que cada día poseamos más conocimientos, y que nos sintamos más realizados con ello.

Esto nos lleva a un tema esencial: conocer nuestro propósito de vida. El mío es aportar a los demás técnicas, ejercicios y hábitos que favorezcan su salud, tanto física como psíquica. Y esto supone, a menudo, investigar y estudiar qué es lo más adecuado para cada cliente, de cara a asesorarle con la máxima precisión.

1.4 Creo que has hecho parte de tu formación en China, ¿es correcto? Supongo que al tener otro modo de pensar, de vivir,…, no se parecerá a la formación que se puede obtener aquí en muchos aspectos. Algunos serán a favor y otros en contra. Valóralo, y por otra parte, ¿qué te aporto la formación allí?

China fue un punto de inflexión en mi formación. No porque me aportará una enseñanza que aquí no existe, sino porque me hizo darme cuenta de cómo enfocar mis estudios posteriores.

En China descubrí que el Taichí que hacía era muy básico y simple, lo que me incitó a buscar mejores maestros. También descubrí allí que los aspectos místicos y esotéricos los ponemos en occidente.

Allí son eminentemente prácticos, tanto en las dinámicas físicas, como el Tai Chi y el Chikung, como en las terapias que utilizan.

Allí aprendí, básicamente, a ser pragmático.

1.5 Cuando llegué a tu centro me quedé intrigado por la denominación que dabas a tu centro: “escuela libre de Tai Chi y artes internas”. Me voy a quitar la espinita después de unos cuantos años, me refiero a lo de “libre”, pero ya puestos, después explica, por favor, lo de artes internas, que mucha gente no comprenderá bien.

El Taichí es un arte marcial que ha evolucionado mucho y que también se ha diversificado en diversos estilos y escuelas.

En China se tolera y se acepta muy bien esa diversidad, pero aquí en occidente, y sobre todo en nuestro país, cada asociación pretende que estés afiliado con ellos, y que practiques lo que ellos enseñan pues es, supuestamente, la “enseñanza correcta”.

Conozco amigos que han sido instructores y que han tenido que pagar por títulos sin validez académica, porque les han vendido la necesidad de pertenecer a una asociación o federación.

El Tai Chi no está regulado en nuestro país, pero son muchos los que pretenden tener el control del mismo. De ahí lo de “escuela libre”.

En cuanto a artes internas, hace alusión a las prácticas que implican un desarrollo interior, como el neikung (que literalmente significa “trabajo interno”), la alquimia taoísta o la meditación. Técnicas que, en definitiva, hacen alusión a trabajos que no se aprecian en lo externo, pero que para nosotros poseen una gran relevancia en el bienestar y la salud.

1.6 Gestionar un centro, buscar llenar las horas con actividades para poder ganarte la vida lleva mucho tiempo. Imagino que siempre habrá que intentar llenar los huecos y esto lo harás fuera de las horas en que impartes clases. ¿Te queda tiempo libre para emplearlo en otras cosas que no tengan que ver con el trabajo? En caso afirmativo, ¿cuáles son esas otras cosas?

Gracias a que mi trabajo es mi pasión, no me resulta costoso dedicar horas a la gestión del centro, y a preparar las clases y terapias.

Pero en el tiempo libre que me queda trato de hacer una vida bastante normal que incluye pasear, a ser posible por la naturaleza, tomar algo con mi pareja y amigos, y ver alguna serie o película si el tiempo no invita a salir.

Considero que en mi trabajo ya dedico mucho tiempo y energía a mi salud, pues todo lo que enseño en clase yo también lo practico al impartirlo, así que puedo afirmar con rotundidad que, al menos para mí, el trabajo es salud.

1.7 ¿Qué aporta o puede aportar el Tai Chi a tus alumnos, a la gente que practique?

El Taichí es, principalmente, una dinámica postural que enseña a moverse sin provocar cargas innecesarias en las articulaciones, y a canalizar el esfuerzo a los músculos adecuados.

Esto requiere tomar conciencia de cómo usamos el cuerpo y de las tensiones excesivas que usamos, muchas veces, para realizar las diversas actividades.

Este trabajo aporta un mayor control de la relajación, primero del cuerpo y luego de la mente, un mayor equilibrio, y un menor gasto energético en las tareas diarias, lo que nos permite reservar vitalidad para aquellas actividades que realmente nos ilusionan.

Más que generar energía, lo que conseguimos en preservar la que ya tenemos, y que sólo precisa que la gestionemos de forma correcta.

1.8 A ti, personalmente, ¿de lo que enseñas, que es lo que más te gusta, con que disciplina te encuentras más a gusto?

El Taichí es lo que más me llena, ya que supone el mayor desafío a nivel físico, psíquico, energético y, aunque no lo parezca, también emocional.

El resto de disciplinas son, en realidad, escisiones del gran esquema general del Taichí. La Gimnasia Postural es meramente física, el Chikung es principalmente energético, y la Meditación es un trabajo mental. En el Taichí todo esto se fusiona, tratando de integrar los diversos planos del Ser humano.

asistencia en gimnasia postural


No todos mis alumnos lo entienden así, y cada uno se queda con la faceta que más le interesa, y esto es algo que debo respetar ya que ninguna enseñanza ha de ser impuesta.

1.9 Cuéntanos como aplicas en tu vida lo que enseñas.

Aún a riesgo de parecer obsesivo, he de admitir que el Taichí forma parte de casi todos los aspectos de mi vida:

A nivel físico, hago Taichí mientras friego los platos, hago la comida o espero en la cola del mercado: asiento la postura flexionando las piernas, trato de mantener mi columna vertebral alineada y llevo mi respiración al abdomen inferior.

A nivel mental, el Taichí ha mejorado mi concentración y mi atención, ya que de niño yo era lo que ahora se denomina un TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Fracasaba en los estudios, no era capaz de disciplinarme con nada, y mi conducta era impulsiva y poco social. Ahora tengo dos carreras universitarias e innumerables formaciones adicionales alternativas, creo que sin el Taichí no lo hubiera logrado.

A nivel energético, y este un tema peliagudo por su ambigüedad, siento que tengo mejor salud y mayor capacidad física que cuando tenía 20 años (ahora tengo casi 49). He aprendido a sacar partido a mi organismo y a discernir qué actividades lo potencian, y cuales lo perjudican.


2 Planificación


2.1 ¿Tienes pensado continuar formándote en otros estilos de Tai Chi, profundizar en los mismos, o te gustaría aprender otras disciplinas complementarias?

Es raro el año que no aprendo una rutina nueva, normalmente de estilos diferentes al que practico.

Todas las escuelas, por simples que parezcan, aportan una visión distinta y algún elemento diferente al que prestar atención. Cuando te limitas a hacer siempre lo mismo, te abotargas física y mentalmente. De hecho, cada periodo de septiembre a julio, enseño una rutina diferente a mis alumnos.

En cuanto a disciplinas complementarias, pruebo muchas cosas y evalúo en qué medida pueden ser útiles para mis clientes y para mí mismo. Debo admitir, sin embargo, que cada vez soy más crítico con todo, y la psicología me ha aportado una visión muy científica.

Creo que se están implementando terapias y dinámicas corporales sin ninguna base fisiológica, basadas en conceptos ambiguos e incluso mágicos, que la gente recibe con ilusión, pero que no aportan gran cosa ni a la salud ni al desarrollo del ser humano. No voy a citar ninguna para no crearme enemigos, pero veo mucha gente atrapada en “nieblas mentales” que no suponen ninguna mejora en su bienestar.

2.2 ¿Aquí, en China, o en otro país?

Con el tipo de vida que tengo ahora (autónomo, padre, terapeuta,…) me resulta muy difícil disponer del tiempo y los recursos económicos para plantearme un viaje productivo a China.

Se necesitan varios meses para obtener un aprendizaje de calidad, y tener los contactos previos adecuados para acceder a enseñanzas específicas. Por eso me nutro de los diversos cursos, talleres y seminarios a los que puedo acceder en mi tiempo libre, y casi siempre sin salir de nuestras fronteras.

2.3 ¿Qué quieres lograr para Eltai?

Me gustaría que fuera un centro de referencia para la práctica de dinámicas saludables, pero con identidad propia.

Cualquier actividad no tiene cabida, lo que supone una evaluación continua de qué quiero y qué no quiero en mi centro.

Considero que ya hay otros centros que dan cabida a todo tipo de actividades y cursos, sin restricciones ni limitaciones. Pero yo no considero que “todo vale” en cuanto a la salud se refiere. Si un instructor no es capaz de explicarme de forma simple y sin misticismos en qué se basa su actividad, no permito que use mi centro.

Soy consciente que esto limita el desarrollo de “eltai”, y que puede dar una imagen de rigidez e intransigencia, pero es esencial para mí tener unos criterios básicos de funcionamiento.

2.4 Puedes ser buenísimo enseñando Tai Chi, pero si no te conoce nadie,… ¿Cómo has dado a conocer tu proyecto? ¿Cómo has conseguido un alumnado suficiente para poder dedicarte en exclusiva a ello? ¿Qué métodos de difusión te han dado más resultado?

El “boca a boca” ha sido, desde el inicio de mi desempeño profesional, la principal fuente de clientes y alumnos. Las pocas veces que he hecho una publicidad específica, ésta no ha tenido mucha repercusión.

Internet es la segunda vía de promocionarme, y es necesario estar ahí para que la gente te encuentre. Sin embargo, considero que la gente es más crítica hoy en día, y tiene más claro lo que quiere. Por eso ahora he decidido prescindir de la publicidad, es más, creo que todos deberíamos limitarnos a exponer de forma clara, sincera y concisa el servicio que ofrecemos, para que cada individuo pueda valorar y elegir sin coacciones ni condicionamientos.

Esto es arriesgado a nivel económico, pues necesitamos un flujo continuo de clientes para mantener nuestros negocios, pero yo, personalmente, vivo más feliz y relajado sintiendo que no intento “vender algo”, sino “ofrecer algo”.

2.5 ¿Crees que transmites todo lo aprendido? ¿Se queda mucho sin aprovechar por falta de tiempo, o porque no hay suficiente gente interesada en ello por desconocimiento o por lo que sea? Si pudieras hacer lo que quisieras y cómo quisieras, ¿Qué harías?

Muchas de las enseñanzas que he adquirido me resulta casi imposible transmitirlas, pues sólo tienen sentido tras un largo recorrido de aprendizaje previo.

No puedes enseñar física cuántica a alguien que no conoce la física básica, y mucho menos a alguien que no sabe resolver ecuaciones. Además, cada persona demanda algo concreto, y se interesa por unas prácticas determinadas.

No puedo imponer una labor de profundización a quién no quiere implicarse tanto, pero aun así trato de dejar la puerta abierta a quienes quieran, en algún momento, ir más allá.

Por ejemplo, la práctica del Tuishou consiste en una dinámica de Taichí en pareja donde se desarrollan los aspectos marciales, pero también la sensibilidad, la relajación bajo presión y la esencia del yin-yang, que es el concepto clave del Tai chi. Como la mayor parte de los alumnos no quieren, cada uno por sus razones, practicarlo, he creado un grupo específico para ello, y realizamos un encuentro un domingo al mes para aquello que deseen abordar estos temas. En este espacio mensual la asistencia es libre y gratuita, y está abierto a gente de otras escuelas o estilos de Taichí que quieran practicar con nosotros y compartir su experiencia.


3 Tu día a día


3.1 Impartes un número de clases y cuando no estás haciéndolo, gestionas el local, el blog, te publicitas,…,¿Cuántas horas trabajas a la semana? ¿Trabajas los fines de semana?

Es rara la semana que trabajo menos de 50 horas entre unas tareas y otras.

Por supuesto, el fin de semana es un tiempo esencial para aquellas actividades que necesitan un margen de comodidad amplio, como responder esta entrevista, escribir artículos para el blog o responder algunos correos.

Esto no me supone estrés, ya que todo es una cuestión de distribuir bien el tiempo, y partir de una actitud tranquila en la que pensar: “Si algo se queda sin hacer, no es un drama; ya se hará más adelante…”

3.2 Supongo que como todos, a veces, te quemarás. ¿Te aplicas la parte de gestión emocional que conlleva la práctica de Tai Chi y demás disciplinas que enseñas o te vas a técnicas de psicología que has estudiado, o de cañas, je, o un poco de todo? Cuéntanos.

Un poco de todo.

Levantarme a hacer Tai chi cuando estoy agobiado es algo habitual. Incluso cuando estudiaba para un examen en el Grado de Psicología, de vez en cuando me ponía a practicar, lo que me obligaba a mover las articulaciones y a despejar la mente. Así, retomaba luego el estudio con más ganas y eficacia.

Pero salir a tomar algo, mantener una charla insustancial o, simplemente, ver pasar las nubes, me parece esencial para tener una buena salud mental y física.

3.3 ¿Cuál es tu motivación para seguir con tu proyecto?

Mi principal motor motivacional es sentir que estoy haciendo aquello que realmente anhelo hacer, desde una elección propia y sin estar pendiente de si tengo más o menos dinero.

Aquí es esencial el asunto del propósito de vida, y conocerlo y ser fiel al mismo.

Cuando uno vive trabajando en aquello que le ilusiona hay muchas más probabilidades de ser feliz y de mantener una buena salud.


clase tai chi con alumnas


Pero cuando toco este tema en mis clases la gente se siente muy incómoda, pues la mayoría viven haciendo innumerables cosas que no tienen nada que ver con su desarrollo personal. Otros ni siquiera se plantean tener un propósito de vida, lo que les enfrenta, al oír hablar de ello, con su vacío existencial. Es un asunto delicado, pero esencial si quieres vivir motivado.


4 Tecnología


4.1 ¿Qué medios tecnológicos utilizas para tu trabajo?

Con un simple ordenador y el teléfono móvil realizo toda la gestión tecnológica, y trato de pasar el menor tiempo posible con ello.

Mi capacitación y mi profesionalidad dependen, principalmente, de una práctica física continua tanto de las rutinas, ejercicios y estiramientos que enseño, como de las técnicas terapéuticas que uso.

La tecnología es una necesidad para contactar con la gente y que la gente contacte contigo, pero también una fuente de tensiones, dolores y ruido mental, por eso la simplifico al máximo.

4.2 A nivel técnico, ¿qué es lo que más te cuesta o te ha costado?

Todo el tema informático me ha resultado muy costoso, sobre todo porque percibo lo contraproducente de su uso excesivo.

El mero hecho de mantener la vista enfocada en un punto de luz ya es fatigante para la vista. Además, hay que estar muy pendiente de no crear una postura inadecuada para la columna vertebral.

El tiempo que supone, por ejemplo, escribir una entrada y publicarla, me resulta más cansado que cualquier otra actividad, pero considero que es algo esencial para darme a conocer.

4.3 ¿Crees que hoy en día podrías trabajar sin usar herramientas tecnológicas?

Ójala… Sería un sueño hecho realidad poder tener a alguien que se dedicara esa faceta, y que yo me limitara a dictarle lo que tiene que hacer, y a supervisar las publicaciones.

Pero si te refieres a prescindir de ellas totalmente, creo que en nuestra sociedad es algo casi imposible, pues la mayor parte de la gente ha asumido la tecnología como vía principal de contacto con los demás.

4.4 ¿Y en cuanto a los medios materiales? Cuando fui a tu centro, la sala estaba “limpia” de cosas que pudieran distraer, correcta a mi modo de ver. La gente vestía de lo más normal en general, casi todos chándal, menos el profe, je, je, lo que es normal. ¿Suele ser así o hay postureo en el Tai Chi?

En Taichí no hay mucho postureo, hay muchísimo.

Posar ante una cámara con una espada, o en una postura forzada que no cualquiera puede realizar es algo que está a la orden del día. De hecho esa pose ha sido, desde hace siglos, el principal reclamo para atraer a la gente a esta disciplina.

En las fotos que uso para mi página web trato de limitarme a hacer lo que hago en mis clases con mis alumnos, sin tratar de impresionar o de dar una imagen amplificada.

 Aquí puedes ver más vídeos de Luis Miguel

El ego de quienes nos dedicamos a esto suele estar más inflado de lo habitual, y es una tarea continua tratar de contenerlo para no creernos más de lo que realmente somos.

De igual forma, la sala de práctica trata de ser algo sencillo, sin distracciones, y donde la gente pueda relajarse gracias a que no hay nada que transporte su mente a otras actividades cotidianas. De esta forma, les suele resultar más fácil concentrarse y practicar con conciencia.


5 Trayectoria


5.1 ¿Qué es lo que más te ha costado para hacerte instructor de Tai chí?

Como les sucede a muchos, lo más costoso de dedicarte a algo que te apasiona es el tema económico.

La incertidumbre de no saber cuánto ganarás cada mes, y si podrás seguir dedicándote a ello en el futuro es la traba principal. Incluso cuando ves que la gente te responde y confía en ti, no dejas de preguntarte si podrás ganarte la vida con ello más adelante.

5.2 Todos cometemos errores en nuestra trayectoria profesional, ¿cuál ha sido el peor?

Los errores han sido muchos, pero uno de los más significativos ha sido mezclar mi vida personal con mi labor profesional, lo cual he hecho de varias formas.

Cuando uno es autónomo, en el trabajo que sea, cuesta discernir dónde termina tu trabajo y empieza tu tiempo de ocio y tus relaciones.

Es importante saber quienes son tus alumnos y quienes tus amigos, separando bien ambas facetas. Gestionar esto es esencial para que tu desempeño laboral no te desgaste. Sigue siendo una tarea en la que continúo trabajando para encontrar un buen equilibrio.

5.3 ¿Y tu mayor acierto?

Sin duda ha sido crear mi propio centro, y darle una identidad personal.

Antes mi trabajo era un ir y venir por pueblos de Bizkaia para impartir clases en sitios diversos. Aunque es una etapa de aprendizaje interesante, y en la que conoces gente muy diversa, crear “eltai”me ha aportado no sólo un lugar estable de trabajo, sino también un lugar de entrenamiento personal, de estudio, y de encuentro con gente afín.

A pesar de los gastos que supone mantenerlo y de que ha habido épocas difíciles, considero que es el mayor acierto de mi carrera profesional.

5.4 Tengo un amigo que me dice muchas veces que le gustaría tener 25 años pero con la cabeza de ahora (52 años). Sí empezaras ahora de nuevo ¿Qué cambiarías y a que no renuncias?

Todo lo que hemos vivido nos ha hecho lo que somos, no creo que renunciara a nada. Pero si tuviera que elegir algo sería no haber sido más fiel a mí mismo en algunos momentos, lo que hubiera supuesto enfrentarme a más personas y arriesgarme en mayor medida.

Pero como siento que tengo mejor salud ahora que con 25 años, supongo que puedo “empezar de nuevo muchas cosas”, de hecho comencé la carrera de Psicologia con 41 años, y vivo experiencias que antes, por miedo o inseguridad, no hacía.

De alguna manera todos podemos reiniciar muchos aspectos de nuestras vidas: desde una relación sentimental hasta unos nuevos estudios.

5.4 Sé que también trabajas como Psicólogo en tu centro, pero de otra manera, por ejemplo en “el curso de psicología corporal” o en “Tuishou: la parte emocional del Taichí”. Me parece muy interesante y de valor añadido. ¿Vas a seguir en esta línea, o te ves trabajando de Psicólogo clásico? ¿Qué crees que aporta, a ti y a tus alumnos, ser instructor de Tai Chi trabajando esta parte de psicología?

Soy, ante todo, instructor de Taichí.

La psicología me ha aportado una mayor capacidad de entender las necesidades de la gente, y de transmitir mejor mis conocimientos. Considero que es una herramienta esencial cuando trabajas con grupos humanos, y me ha aportado una compresión más racional y práctica de cómo estructurar los principales elementos conceptuales y didácticos.

Creo que una carencia principal en el Tai chi es la ambigüedad y abstracción con que se transmiten algunas cosas. Por ejemplo, el concepto del “chi” ha sido tan tergiversado que algunos construyen auténticas historias mágicas en torno a él.

Esto no favorecer ni la difusión ni la comprensión del Taichí como técnica de salud y relajación.

5.5 A tu parecer, ¿cuáles son los 3 factores más importantes para poder ganarse la vida como instructor de Tai Chi?

El primero de todos es la sinceridad: ser sincero en cuanto a qué se puede y que no se puede conseguir con el Taichí, ser honesto con los conocimientos que posees y no vender logros que no se pueden cuantificar.

El segundo es la coherencia. No es ético, desde mi punto de vista, mandar practicar algo que tú no practicas, o tratar de fomentar una conducta que tú no cumples. No sólo por imagen personal ante los demás, sino por tranquilidad contigo mismo.

El tercero podría ser la constancia. Ser instructor de Taichí supone un desarrollo continuo de tu propia práctica y de los métodos de enseñanza. Cuando te dedicas a esto es importante no cesar en tu entrenamiento individual para tu mejora continua, y para incrementar la calidad de lo que enseñas.


5.6 No es lo mismo practicar que enseñar. ¿Qué habilidades debe tener un profesor de Tai Chí?

En muchas disciplinas que no están reguladas surgen instructores que pueden ser muy buenos practicando, pero muy poco eficaces enseñando.

Conozco profesores que se limitan a ponerse delante y a practicar sin decir ni una sola palabra, ciñéndose a “la tradición más pura y esencial”. Hoy en día eso no tiene cabida.

Los alumnos necesitan entender lo que hacen y por qué lo hacen, lo que requiere, primeramente, una mínima capacidad de transmitir y de conectar con la gente.

En segundo lugar, las enseñanzas han de ser claras y concisas. Si lo que enseñas no es comprensible o verificable, no es práctico. Si uno tiene que recurrir a conceptos abstractos como el de la “energía” o el del “tao” para explicar los beneficios terapéuticos del Taichí, es que no es capaz de codificar lo que enseña a un lenguaje comprensible.

Esto es muy habitual, y ha perjudicado mucho a la difusión del Taichí en occidente.

Por último considero que es preciso tener una estructura de enseñanza donde quede establecidos que aspectos son básicos, cuáles precisan de los anteriores para poder asimilarlos, y qué criterios usar para saber cuándo un alumno puede acceder a lo más avanzado.

5.7 Desde que te dedicas a esto, ¿nos puedes decir cómo has cambiado a nivel personal? ¿Y a nivel laboral cómo eras antes y ahora? ¿Por qué?

El Taichí me ha hecho lo que soy, pues no he dudado en transferir su enseñanza a los principales aspectos de mi vida, incluidas las relaciones humanas.

Y aunque ha habido otras disciplinas que me han aportado mucho como la osteopatía, la psicología o la filosofía, he tendido a integrarlo todo bajo la visión taoísta que me ha dado el Taichí.

En lo laboral, el Tai chi me ha enseñado a disfrutar de tareas que en principio me resultaban frustrantes y estresantes, permitiéndome desenvolverme con mayor eficacia y tranquilidad. Me ha permitido fluir en casi todas las actividades, y gestionar las dificultades desde la calma.

5.8 Este modo o filosofía de vida que llevas ahora ¿es para toda la vida o lo dejarás más adelante?

Sin duda habrá una evolución en mi vida, ya que asumir y adaptarse a los cambios es una parte esencial de la filosofía taoísta, pero son varias décadas de fidelidad a esta manera de ver la existencia y el mundo. Por eso intuyo que es muy probable que me mantenga fiel a ella, aunque nunca sabemos que nos depara el futuro.

5.9 ¿Qué crees que puedes aportar a tus alumnos o clientes, de que se benefician?

Trato a diario que mis alumnos obtengan algo tanto a nivel físico (ejercicios, dinámicas y posturas saludables) como a nivel psíquico (gestión del estrés, hábitos sanos y control de la relajación), pero soy consciente de lo ambicioso de mis objetivos. Por eso mantengo un discurso optimista en mis clases y muestro una actitud que evidencie el beneficio de lo que enseño en mí mismo.

Si eres una muestra de cómo el Taichí te hace vital, sano y feliz, encarnas aquello que estás enseñando, e inspiras confianza en los alumnos.

5.10 ¿Quieres comentar sobre algún aspecto que no te haya preguntado?

La verdad es que ha sido una entrevista muy completa que me ha obligado a reflexionar mucho sobre mi actividad y sobre mi vida.

Has cubierto un abanico muy amplio de temas, y tan sólo me queda agradecerte tu interés y dedicación, así como el hecho de que hayas pensado en mí para incluirme en tu página web.

Es un placer compartir contigo mi visión de la vida, de la salud y de la labor profesional. Confío que volvamos a coincidir pronto en alguna actividad formativa.

Luis Miguel Rocha Costa es...
Psicólogo, fisioterapeuta, instructor de Taichí, Chikung y Gimnasia Postural. Fundador y director del centro “eltai” (Escuela de Taichí y Artes Internas).
Formado en terapias diversas, como la osteopatía, la acupuntura o la Reeducación Postural Global, ejerce como facilitador de la salud y el bienestar, orientando e dando clases.
Imparte ocasionalmente cursos para educadores sociales sobre “gestión de la violencia” en menores y personas con alteraciones en el desarrollo, para lo cual ha creado la técnica de “neutralización blanda”, desarrollada a partir de las aplicaciones marciales del Taichí.
Ha escrito varios libros sobre relaciones cuerpo-mente (“Escuchando el lenguaje del cuerpo”), filosofía taoísta (“La esencia del Todo”) o ejercicios energéticos (“El calor interior”).

Gestiona las siguientes páginas, así que si queréis saber más

https://taichibilbao.blogspot.com/

www.taichibilbao.com

https://meditacionbilbao.blogspot.com/

https://desafiointerno.com/

Entradas que pueden interesarte

disqus