¿Por qué es importante masticar bien los alimentos?

Uno de los más importantes hábitos de salud es masticar bien los alimentos. Sí, y pocos le dan la importancia debida.

Yo soy uno que se sabe la teoría, pero que a veces no la aplica. ¿Y tú? Confiesa, ¿masticas bien o comes deprisa? Ojalá respondas lo primero, pero la mayoría de las personas comen no deprisa, sino a toda prisa.

Te voy a contar todos los beneficios, físicos, emocionales, mentales, y energéticos, de masticar bien lo que comes.



masticar bien


¿Qué sucede cuando masticamos bien los alimentos?

La masticación de los alimentos es fundamental. En casi todas las culturas, cuando había problemas con la leche materna o era insuficiente, las madres masticaban los alimentos y se los daban a sus criaturas, antes de que estas pudieran hacerlo por si mismas.

  • Dividimos el alimento para que podamos metabolizarlo mejor.
    Si no masticamos bien el alimento y dejamos trozos demasiado grandes para ser descompuestos, haremos una digestión incompleta.
    No obtendremos todos los nutrientes que posee ese alimento y esos restos no digeridos, serán comida para las bacterias del colón. Estas pueden desarrollarse en exceso, produciendo gases y mala digestión.

  • Producimos saliva. Hay que beber los sólidos y comer (masticar) los líquidos.
    Está contiene un moco que funciona como lubricante, llamada mucina,
    Tiene una enzima, la ptiliana o amilasa, que hidroliza (rompe) los almidones de los carbohidratos. Por eso se dice que la digestión comienza en la boca.
    También tiene una hormona, la parotina, que estimula los odontoblastos y mantiene los dientes sanos, mineralizados, con células inmunitarias que los protegen de patógenos y por ello, de la caries y abscesos.


  • Se equilibra el contenido de agua de los alimentos.
    Con alimentos secos tenemos que masticar hasta que repongamos el agua (saliva) que les falta.


  • Preparamos el proceso digestivo estimulando los meridianos del estómago (mandíbula superior) y de los intestinos (mandíbula inferior).


  • Una masticación lenta y pausada hace que asimilemos mejor y que gastemos menos energía en la digestión.


  • Incrementamos la toma de consciencia, sabor, olor, textura,...,¿mindfulness?, del alimento que estamos tomando.




Aspectos emocionales de la masticación

La Teoría de los Cinco Elementos de la Medicina Tradicional China, las Diátesis, la medicina energética,..., nos dice que todo cambio ocurre en cinco fases, y que cada fase está asociada con un determinado elemento de la naturaleza:


cinco elementos y aspectos emocionales de la masticación



Cada uno de estos elementos se relaciona con estaciones, colores, sonidos, líquidos, direcciones, órganos, vísceras, sentidos, alimentos,..., sabores y emociones.

Aunque sorprenda, masticando adecuadamente el cerebro puede registrar el sabor de la comida. Estos sabores estimulan ciertos organos y sus correspondientes emociones.



Masticación de alimentos amargos

Cuando masticamos alimentos de sabor amargo estimulamos el corazón y el intestino delgado (además del triple calentador y el maestro de corazón).

Estamos trabajando sobre el elemento fuego, el verano, la diátesis 3, lo más yang o expansivo.

Si nos excedemos con estos sabores, si tenemos el corazón sobrecargado, estamos pletóricos de euforia,..., nos lleva a un proceso de falta de confianza en el que podemos tener ansiedad, alegría excesiva (sí, de alegría excesiva también se muere uno, infarto), le damos demasiadas vueltas a las cosas (diarrea mental que después será física).

En equilibrio nos permite el paso al amor y al gozo.



Masticación de alimentos dulces

Masticando alimentos de sabor dulce estimulamos el estómago, bazo y páncreas.

Estamos trabajando sobre el elemento tierra, el estío, la diátesis 5.

Si nos pasamos con este sabor tendremos dudas, celos (un dulzor mal entendido), u obsesiones.

Si usamos bien el sabor dulce nos permitirá hacer la "no acción", es decir, hacer lo que se debe hacer.



Masticación de alimentos picantes

Este sabor estimula los pulmones y el intestino grueso.

Trabajamos sobre el elemento metal, diátesis 2, el otoño.

Cuándo el sabor picante está desequilibrado nos lleva a procesos de falta de autoestima, tristeza, tenemos problemas en las relaciones genéricas y nos apegamos a las cosas materiales.

En su justa medida permite el desapego, ojo! no el desenraizamiento.



Masticación de alimentos salados

Este sabor ejerce su mayor efecto sobre la vejiga y los riñones. Si nos pasamos los sobrecargamos.

Estamos influenciando el elemento agua, la diátesis 4, el invierno. Lo más ying o contractivo.

En desequilibrio nos lleva a procesos de soledad - muerte. Aparecen los miedos profundos, pánico, desesperanza.

Utilizado correctamente nos conduce a tener fe en nosotros mismos, nos hace prudentes.



Masticación de alimentos ácidos

Este sabor activa el hígado y la vesícula biliar.

Pertenece al elemento madera, la diátesis 1, la primavera.

Sí abusamos de él, nos llevará a un proceso de inseguridad, se nos agriará el carácter y nos enfadaremos.

Si afecta más al hígado será un enfado explosivo, descargamos y no ha pasado nada. Nos quedamos más a gusto que una cesta de gatitos al lado de una estufa. Si el enfado nos lo guardamos, afectará a la vesícula biliar.

En equilibrio nos lleva a la tolerancia.



Qué sepas que normalmente el sabor que más nos gusta, del que abusamos, es el que menos nos conviene.
Conseguimos el equilibrio con el uso moderado de los distintos sabores.




Aspectos físicos de la masticación

Ya te he comentado que la digestión comienza en la boca. Por la enzima de la saliva, ptialina (para los almidones) y porque mediante la masticación hacemos puré, trituramos los alimentos, para hacerlos perfectamente digeribles.

Funciones de la composición 2 de la saliva
Dientes. Remineralización

Inhibición de la desmineralización

Lubricación

Efecto buffer
Péptidos ricos en prolina, Estaterinas, Calcio, Fosfatos.

Mucinas.

Mucinas y Péptidos ricos en prolina.
Bicarbonato, Fosfato, Proteínas.
Alimentos. Digestión
Gusto
Bolo
Lipasa, Amilasa, Proteasa
Zinc
Mucinas
Microorganismos. Antiviral

Antifúngica


Antibacteriana


Mucinas, Cistatinas, Inmunoglobulinas.

Inmunoglobulinas, Mucinas, Histatinas.

Mucinas, Histatinas, Cistatinas, Lactoferrina, Aglutininas, Lisozimas, Lactoperoxidasas.
Tabla modificada de: Pink R 2009

Si dejamos pasar trozos de comida sin masticar, las enzimas digestivas lo tienen más complicado, tienen que atravesar mas distancia para llegar al centro de ese trozo o porción de alimento.

El proceso digestivo gastará más energía. Será más lento. Se crearán fermentaciones, echarás tripa, eructos y gases.

Así que si no quieres ser una pedorra integral...mastica.



¿Cómo masticar?

Masticar unas 30 veces cada bocado, incluyendo los líquidos. Algunos dicen 100, pero me parece "exagerao".

Una manera de hacerlo más fácil es irnos habituando a dejar los cubiertos sobre la mesa entre bocado y bocado.



Aspectos químicos de la masticación

Si el alimento es correctamente masticado, es decir, bien ensalivado, hacemos una predigestión y damos comienzo al proceso químico digestivo, que posteriormente se realizará en el interior de nuestro cuerpo.

La saliva:

Líquido segregado por las glándulas salivales, de viscosidad variable, según el estado de hidratación y la fase digestiva; de composición parecida a la del plasma, contiene agua, iones, mucina, proteínas plasmáticas, leucocitos y detritos celulares. Sirve para lubricar los alimentos, facilitando su masticación y la formación del bolo alimen-ticio e inicia la digestión del almidón gracias a su contenido en α-amilasa. Ejerce además un efecto de arrastre y limpieza de los dientes y la mucosa bucal.




Diccionario de Términos Médicos de la Real Academia Nacional de Medicina (2011)


Aspectos informativos de la masticación

Los diferentes sabores, olores, texturas y colores de lo que comemos son informaciones que harán que se activen diversos órganos de secreción interna.

Esta activación depende de nuestras papilas gustativas. Estas actúan a modo de sensores, registrando las características nutricionales de cada alimento.

Estos sensores necesitan tiempo para realizar su proceso. El alimento tiene que permanecer en la boca un rato determinado, no podemos tragarlo sin más.

Además, así permitimos que las señales enviadas al cerebro diciendo que ya hemos comido lo suficiente lleguen lo antes posible, y podamos dejar de comer antes de que todo eso vaya al michelín.



Aspectos mentales de la masticación

Hoy en día lo queremos todo para ayer. Vivimos con prisa para todo. Parece que cuantas más experiencias tengamos mejor.

Y sí, se aprende de las experiencias, pero estás deben ser asimiladas y después integradas. Se requiere un tiempo para que la transformación sea productiva. Si no, podemos vivirlas un montón de veces sin obtener resultado alguno. Y estar por estar...

Con la masticación ocurre lo mismo. ¿Para qué masticar 30 veces? Vaya pérdida de tiempo, con todo lo que tengo que hacer,..., dicen muchas personas.

Pero masticando bien los alimentos al menos conseguimos paciencia. Mucha paz y poca ciencia refleja el dicho, y que razón tiene. Con paciencia obtenemos una mejor calidad de vida.

Haciendo una analogía con el aparato digestivo, nos podemos hacer una idea de cómo una persona transforma, asimila, integra y se deshace de las experiencias que no le sirven, es decir, de cómo digiere esas ideas o experiencias:

  • Con la capacidad de masticación en la boca empieza todo.
  • Después en el estomago terminamos de transformar esos alimentos.
  • El intestino delgado hace una labor de absorción.
  • El hígado asimila esos nutrientes.
  • El intestino grueso elimina lo que no necesitamos.


¿Sabías que en el sistema gastro-intestinal, y en las plaquetas se encuentra casi el 90% de la serotonina? El resto se sintetiza en las neuronas del cerebro. La serotonina es un neurotransmisor (como se comunican las neuronas entre sí) que está asociado a trastornos psiquiátricos. Se puede hacer una relación entre serotonina y serenidad, calma, tranquilidad. Algunos autores denominan al intestino como 2º cerebro. Existe más comunicación desde el intestino al cerebro que al revés.



Aspectos energéticos de la masticación

Las medicinas más antiguas, la China y la India, dan mucha importancia a la saliva y por tanto a la masticación.

Para la Medicina Tradicional China (MTCH) la saliva tiene entre otras muchas propiedades la de reponer la energía. La saliva tiene gran carga de energía o "chi". Así, al masticar cargamos el alimento de energía.

En el Ayurveda, la medicina tradicional India, el "prana" es lo que el "chi" para la MTCh. Gran parte de este prana se absorbe en la boca mientras masticamos.

¿Sabías que salivamos entre litro y litro y medio al día?

Entradas que pueden interesarte

disqus