Cómo reducir el estrés con Mindfulness

Este es un post de invitado realizado por Álvaro Sepúlveda, Docente Experto Universitario en Mindfulness en contextos educativos. Creador del programa Mindfulness Mode.



El Mindfulness permite aumentar nuestra capacidad para focalizar nuestra atención en el presente favoreciendo muchas actitudes que contribuyen a nuestro bienestar.


Bienestar con Mindfulness
Imagen de Alfonso Cerezo en Pixabay

Ser conscientes de lo que estamos experimentando hace que sea más fácil saborear los buenos momentos y también nos hace más capaces de lidiar con los eventos adversos.

Al centrarse en el aquí y el ahora, muchas personas que practican la atención plena descubren cómo estar menos preocupados por el futuro o el pasado, viviendo el presente con más plenitud.

Aunque el mindfulness consta de muchas técnicas podemos afirmar que el objetivo de todas ellas es lograr un estado de alerta y relajación que nos permita des-automatizar nuestros hábitos y reacciones.

Las clases de Mindfulness nos enseñan cómo combinar estas técnicas para estabilizar la atención y favorecer la serenidad.

Este tipo de intervención ha probado ser especialmente eficaz para reducir el estrés, la ansiedad y la depresión (Estudio), pero también puede disminuir la fatiga y el dolor crónico (Estudio) , estimular el sistema inmunológico (Estudio) y mejorar la salud física (Estudio).



¿Por qué el Mindfulness tiene tantos beneficios?

Los investigadores creen que la clave está en la capacidad de la atención plena para reducir la respuesta del cuerpo al estrés.

Por un lado se ha descubierto que la meditación reduce la actividad de la amígdala, responsable de nuestras reacciones automáticas de lucha o huida.

Por otro, aumenta la actividad de las regiones asociadas con la atención y la regulación emocional.

Lo interesante es que estos cambios permanecen en el cerebro cuando las personas no están meditando y se encuentran realizando sus tareas cotidianas.



¿Qué tipo de técnicas se practican en mindfulness

Esta herramienta terapéutica contiene una gran variedad de técnicas que, usadas correctamente, nos ayudan a permanecer en el presente, donde es más fácil encontrar nuestro equilibrio. Algunas de las más habituales son:

  • Respiración consciente
    La respiración es un elemento clave en la atención plena, ya sea durante la meditación o en la práctica informal, ya que favorece la relajación del sistema nervioso.

  • Visualización
    Las imágenes mentales tienen una gran capacidad para inducir estados de calma, fomentar sentimientos positivos y sensaciones agradables.

  • Exploración corporal
    Este ejercicio nos enseña a llevar la atención a las diferentes partes del cuerpo y a ser conscientes de su estado, desarrollando nuestra interocepción.

  • Movimiento consciente
    Fundamental durante la práctica informal, este ejercicio nos enseña a centrarnos en las sensaciones físicas de nuestro cuerpo y nuestra postura.


¿Estás pensando en empezar?

Con el interés de la comunidad científica por la meditación también ha crecido la oferta de clases de atención plena en centros de yoga, centros de salud y centros deportivos. También es posible realizar formación en Mindfulness online cómodamente desde casa.

Ciertamente no estamos acostumbrados a llevar a cabo este tipo de prácticas contemplativas, pero hacer el esfuerzo por incorporarlas en nuestra rutina puede proporcionarnos una manera eficaz y duradera de reducir el estrés y mejorar el bienestar.

Entradas que pueden interesarte

disqus