Desarrollo personal para no fracasar en la vida

¿El desarrollo personal puede conducirte a tener éxito en tu vida?. Es una pregunta en positivo. Ahora te haré otra desde el punto de negativo, y dependiendo del tipo o clase de persona que seas, me darás una respuesta u otra.



¿Quién es un fracasado? Para algunos, la persona que no tiene un reconocimiento social, la que no asciende en su empresa de forma meteórica, con un sueldazo que le permite cambiar de cochazo cada dos años como mínimo. La que no ha formado una familia, aunque no tenga tiempo para ellos. La que no tiene un chalet en primera línea de playa o no puede hacer viajes exóticos alojada en resorts de lujo...

Otras personas son menos materialistas y consideran egoístas y fracasados a los anteriores, que a su vez consideran fracasados a estos. Estos que con tal de tener un sueldo que les de para vivir confortablemente, y hacer algún viajecillo, les vale. Que dedican tiempo a realizar acciones en provecho de los demás. Están apuntados a ONGs, realizan alguna actividad altruista, social, etc.

Otros, pocos, prescinden de las mínimas comodidades. Yendo a los extremos, algunos viven para si mismos y otros para los demás. No sé, se me ocurre como ejemplos los ermitaños actuales y los misioneros. Muy poco o nada materialistas. ¿Son fracasados?

ser espiritual
Imagen de Johnhain en Pixabay


¿El desarrollo personal hace que nos planteemos si hemos fracasado, o este nos conduce hacia él al querer cambiar?

Independientemente de como seamos o lo que hayamos hecho hasta ahora, a todos nos puede pasar que un día nos sintamos confusos. De repente no tenemos las ideas claras. Creemos que hemos errado el camino que nos ha conducido hasta aquí y ahora.

Si no estás dispuesto a romperte la cabeza, a sufrir, seguirás haciendo lo mismo. Y si quieres comprender en vez de estar confuso, y cambiar, empezarás a pensar y reflexionar sobre el por qué has llegado a esto.

Este es el inicio del camino hacia el desarrollo personal.

Por medio de esa reflexión podrías llegar a la conclusión de que hemos elegido este camino desde lo externo. Si lo hubiésemos elegido desde lo que siento en vez de desde lo que la sociedad me condiciona, la cosa cambiaría.

Entonces pienso que tengo que poner de manifiesto esa verdad interna, con lo que el asunto queda centrado, y yo también. Debo encontrar mi verdad interna, aquella que me permite sentirme sereno, en paz. Si estoy en armonía, la confusión desaparece.

Bufff, llegar hasta aquí ya lo quisieran muchos, je. Pero aquí estamos, y ahora, ¿Qué buscamos, cual suele ser el siguiente paso a plantearse?

Pues suele ser la aparición del interés o afán por ser más espirituales. Entendiendo por ello lograr ese estado de liberación, que hemos oído de algunos místicos o gurús, en que la vida tiene sentido, es rica y bonita o gozosa.

Ahora bien, tenemos dos personajes que han llegado a este punto
El bueno: este interés puede llegar de verdad, así, sin más, sin egoísmo.
El gilipollas: por el postureo que está tan de moda, para alardear de uno mismo y dar el pego: "mira que desapegao, que guay soy"

Si la vida tiene sentido para ti, es rica y bonita, has triunfado, eres una campeona, no eres un fracasado de mierda, ¿O no quieres esto en tu vida?



El mal viaje hacía el desarrollo personal

Cuando llega ese momento, buscamos información de como conseguirlo, como lograr esa liberación, como ser más espirituales. Nos preguntamos ¿qué puedo hacer para conseguir eso?

Y nos ponemos a hacer. ¿El qué?

Normalmente leemos, sobre todo en internet para buscar más información. Y aparecen libros de autoayuda, desarrollo personal o autocrecimiento, y un montón de técnicas de desarrollo interno (otra manera menos egótica de denominar al desarrollo personal) al estilo de yoga, meditación, mindfulness, inteligencia emocional, coaching, sofrología,...

Crecimiento personal

Compramos un libro, no porque sea el mejor, sino porque es el que más posibilidades tenemos de leer por que va con nosotros, es de nuestra cuerda como se suele decir, nos gusta.

Mal, te aviso que empezamos mal, si queremos cambiar no podemos seguir haciendo lo mismo o lo que nos va. Así no vamos a conseguir casi nada.

Por ello, hacemos el esfuerzo de..., de nuevo mal. Ya lo explicaré más adelante, anda sigue leyendo.

Hemos hecho el esfuerzo y leemos el bestseller "Cómo avanzar en tu desarrollo personal y liberate del Ego en 10 dias siendo vegano y comiendo chucrut", ..., nos apuntamos a clases de yoga, meditamos, nos suscribimos a una ONG y pagamos la cuota,...

Tenías un vida que encontrabas vacía o sin sentido, que no te daba las satisfacciones que anhelabas, generalmente porque hacías lo que los demás te decían que hicieras. Esa vida vacia era porque te habías alejado de ti misma, y ahora con estas nuevas actividades o prácticas, vuelves a ti misma, el vacio va desapareciendo, se va llenando de ti.

Tras unos años de estas prácticas, si las hacemos bien, nos encontramos más ágiles, flexibles, fuertes, tenemos un tipito estupendo, descansamos mejor. Pero seguimos sin encontrar el sentido de la vida, no estamos rodeados de espiritualidad, de liberación, no no, nain de nain, acaso una pizquilla. Put* Mier**.

¿Y si en vez de Yoga hubiese hecho Chi Kung, o Tantra? Sabes lo que te digo, que voy a hacer las tres. ¿Será que dos clases semanales son pocas? voy a hacer cuatro. Y si en vez de soltar 50 eurillos para la salvación del coleóptero azul de las estepas, doy 100 para...

Será que no me he esforzado lo suficiente. Pero ya verás...

Pasan unos años más y me sigo llenando de mi, pero solo me he llenado hasta las rodillas, je. Put* Mier** de nuevo. No lo he conseguido.



¿Qué he hecho mal? ¿Dónde está nuestro error sin solución 🎵...?

El esfuerzo no te conduce al desarrollo personal, al misticismo, a la espiritualidad, a la liberación.

No puedes plantearte ¿qué debo hacer para conseguir la liberación, para ser más místico o espiritual?. O por lo menos yo no puedo ir al super y que me pongan cuarto y mitad de desarrollo personal.

La espiritualidad no se compra, se ES.

El esfuerzo si va a cambiar el comportamiento, la forma de hacer, pero no te cambia a ti, la persona que eres.



Viaje activo hacia el desarrollo personal, hacia el SER

Entre lo que se quiere hacer y lo que hacemos suele haber un trecho. Esto nos genera un conflicto interno.

Nos empeñamos en hacer, en esforzarnos, sin aceptar "mi compromiso" con la vida. No fluimos con ella. No somos conscientes de que en cada momento sucede lo mejor para mi, con lo cual no debería pegarme conmigo mismo.

Entonces, ¿por qué lo hago?

Porque pienso que es lo mejor para mi. Pero el que piensa eso es el Ego.

Si pienso esto es lo mejor para mí, estoy pensando de cara al futuro. ¿Y quién me dice que eso es lo mejor para mi?, si ni siquiera sé si me va a caer una teja en la pelota y zass, se acabó el futuro.

Lo mejor para mi es algo que no se piensa, es algo que sucede.

Si piensas, si te quedas en la cabeza, siempre encuentras una respuesta o la contraria, porque la base del pensamiento es la dualidad. Cuando piensas que hay algo bueno para ti, es porque al mismo tiempo piensas que hay algo malo para ti. No te puedes quedar solo en la cabeza, hay que pasar a la acción.

Pero no a la acción de hacer las anteriores técnicas, si no a la acción de ser un tipo determinado de persona.



¿Cómo consigo SER esa persona?

Pues no va a depender de lo que hagas, ni de lo que te esfuerces, si no de algo que puede que te llegue, o no, porque no es seguro que llegue.

A esto que queremos que llegue lo podemos llamar conciencia, visión, comprensión, observación, despertar..., ya tú me entiendes, my friend. ¿O no?

Pues fácil que no, a mi también se me hace la picha un lio al intentar explicar estas cosillas de ná, ja. A ver si lo consigo, si has aguantado y estás leyendo estas palabras, ya tienes mérito, y con suerte no voy descaminado.

Se supone, de oídas eh!!, porque no tengo el placer de conocer a ningún liberaó de esos, que cuando te llega, únicamente observándote a ti y a cuanto te rodea, tal como eres, sin dejarte influir por el ego y con claridad, sin distorsionar la realidad, sin valorar ni condenar, experimentarías un montón de maravillosos cambios que ocurrirían en tu persona.

- Yo quiero eso, dirás. - Aaaaamigo, no todo es tan bonito, no te creas, no puedes controlar esos cambios. No los puedes usar para conseguir tal cosa, ni donde, cuando y como aplicarlos.

- Pues vaya mier**. ¿Y entonces para que me estás dando esta chapa?

Pues porque es esta clase de visión, de comprensión sin emisión de juicios, la que puede hacerte crecer, llevarte hacia esa liberación. Pero lo hará cuando le venga en gana y a su manera.

Tu, lo único que puedes hacer es ponerte a la tarea. Cuando quieras empezar solo tendrás que observar tus reacciones. Ser consciente de lo que pasa cuando interactúas con otras personas.


Pasos para tu desarrollo personal, para ser más espiritual

La interacción implica reacción. Obsérvate, se consciente de tus reacciones al tratar con gente con malas pintas, con amigos, con gente que te cae mal,... Observa esas reacciones.

Percibe cada matiz, estímulo y proceso interno que ocurre. Algunos serán positivos y otros negativos. ¿De dónde provienen?. No emitas juicios, ni te culpes por la reacción que hayas tenido, no desees nada, no intentes cambiarlas. Solo observa.

Y no, este viaje no requiere casi ningún esfuerzo, vas a gastar energía en ello, pero no te supondrá gran esfuerzo porque disfrutarás haciéndolo. Cuando algo te gusta no requiere esfuerzo, si energía.

Si al hacerlo te rebotas porque no puedes mantenerte en observación el tiempo que te gustaría, o te das cuenta de que no te apetece, o te da pereza,..., tranqui, solo se consciente de ello, apéate, no juzgues ni te recrimines, si no, será un esfuerzo.


¿Y solo observando voy a lograr la espiritualidad?

Si y no, de momento estás viajando, tu desarrollo personal va progresando. Y seguramente, si llegas a tu destino, no serás consciente de ello.

La ambición y el afán que tenías por conseguir la espiritualidad habrá desaparecido. Solo tendrás que seguir viajando. Viviendo tú vida llena de sentido, gozosa, feliz y bonita.

Concluyendo, por supuesto el yoga, mindfulness y demás actividades de este tipo ayudan. Pero solo si lo implementas en tu vida, lo vives. Los aprendizajes hay que llevarlos al día a día. La sabiduría proviene de las experiencias obtenidas al aplicar los conocimientos.

No es lo mismo HACER yoga que SER yogui o yoguini.



Y tú, ¿has empezado a viajar?

Entradas que pueden interesarte

disqus